Make your own free website on Tripod.com
hosted by tripod
B L U E S – Entrevista con Marshall Chess

Marshall Chess: "Sin Chess Records el rock'n'roll no sonaría igual"

MCA Records lanza al mercado la reedición definitiva del catálogo Chess, cuando se cumplen 50 años del nacimiento de este histórico sello discográfico dedicado al blues. Muddy Waters, Etta James, Chuck Berry, John Lee Hooker, Willie Dixon, Howlin' Wolf... son sólo algunos de los emblemáticos artistas que integran el catálogo; probablemente el más completo y determinante en la evolución de la música popular contemporánea. Marshall Chess habla en exclusiva para Rocks de los orígenes discográficos del blues en Chicago y de su creciente vigencia a través de las últimas cinco décadas.

La historia cuenta que dos emigrantes polacos, los hermanos Phil y Leonard Chess, habían llegado a Chicago en 1938. Por aquel entonces Chicago vivía la explosión del blues urbano y era un auténtico hervidero de talentos procedentes del sur –Georgia, Mississippi, Tennessee–, que escapaban de la esclavitud y de las duras condiciones de vida en las plantaciones de algodón del Delta en busca de una vida más próspera. Chess fue la discográfica que canalizó toda esa fuerza creadora de la población negra, estando al frente de los cambios musicales que a lo largo de los 50 dieron lugar al r'n'r y al soul. Marshall, el hijo de Leonard Chess, tuvo la amabilidad de interrumpir su estancia vacacional en uno de los hoteles más lujosos de la Costa Brava, en S'Agaró, para acudir a la sede de MCA Records en Barcelona. He aquí una pequeña parte de lo que fue una entrevista antológica.

Qué significación histórica tiene para ti el antiguo fondo fonográfico de Chess, que ahora está siendo lujosamente reeditado?
– Bien. Actualmente el blues está reconocido en todo el mundo como una forma de arte auténticamente americana. Precisamente, hoy he ido a Virgin Megastore y había una gran sección de blues. Allí estaban todos los artistas de Chess Records. Si una tienda de discos no tiene Chuck Berry, Little Walter, Sonny Boy Williamson... entonces no es una buena tienda. La música se está convirtiendo, hoy más que nunca, en una parte muy importante en la vida de muchos jóvenes de todo el mundo. El papel más importante lo tiene el rock'n'roll, pero es que el rock'n'roll viene del blues. Esta es la base. La verdad es que si no hubiese existido Chess Records, el rock'n'roll probablemente sonaría diferente.

De qué manera los origenes del blues han marcado la evolución de la música rock?
La clave de todo está en el ritmo. Los Stones, los Yarbirds, los Animals... fueron los primeros que realmente descubrieron el blues americano, a través del rock'n'roll clásico. Pero es evidente que fue a partir del blues que Chuck Berry asentó las bases del rock'n'roll, gracias a su concepción del ritmo y a la manera como tocaba su guitarra. Y no se olvide que Chuck Berry se convirtió en una estrella gracias a la Chess, porque, de hecho, vino a Chess porque lo que él quería era ser un cantante de blues, no un cantante de rock. Y vino a Chicago para ver al cantante de blues más famoso, Muddy Waters; y vio a Muddy Waters, y después del show le dijo "yo quiero ser un cantante de blues, tengo una cinta que he grabado, qué puedo hacer con ella?". "Pues ve a Chess Records, es la mejor"; y era verdad –en esos tiempos en Chicago eramos de sobras los mejores–. Así que vino a Chess Records, mi padre le recibió y se pusieron a escuchar las canciones. La primera era un blues a secas, luego vino otro tema, pero con un ritmo, un 'beat', que nadie había oído antes. Mi padre dijo "esto sí que es diferente, quizás podamos hacer algo, pero es que la letra no es buena". No se qué decía la letra, pero parece que no era muy buena, a mi padre no le gustó, entonces le dijo: "vuelve cuando tengas otra letra". Una semana después apareció por la puerta con la letra cambiada, convertida en "Maybellene". Este fue el primer hit que influyó decisivamente en todo el sonido del rock'n'roll posterior.

Alguien como tú que ha conocido a tantos músicos de blues, seguro que tendrá más de una historia que contar.
– Ah! Claro. Te contaré una anécdota divertida. La primera vez que me encontré con Muddy Waters –que es uno de mis preferidos–, yo estaba en el patio de mi casa –debería tener unos 11 años, en 1953–. Un gran Cadillac negro se paró en frente. Cuando ese tío se bajó del Cadillac me quedé de una pieza, vaya tío más loco! Llevaba un traje de color verde de lo más chillón que te puedas imaginar, como fosforescente; y unos zapatos hechos de piel de vaca, blancos y negros. Llevaba un tupé de palmo y medio, al estilo de Elvis, que más bien parecía un casco. Nunca había visto a nadie con un aspecto tan extravagante. Se acercó a mí y me dijo: "Soy Muddy Waters", incluso el nombre me dejó pasmado. Para mí fue como si un nave de otro mundo hubiese aterrizado delante mío. En realidad todos los primeros artistas de la Chess eran así de excéntricos.

Qué consejo les darías a las nuevas generaciones de aficionados al blues y el rock?
– Sí, claro. Lo va a leer gente jóven? Bien, pues hablaré para ellos. Si vais y comprais alguna de estas piezas maestras de la Chess y la escuchais profundamente, todo el rock'n'roll será mejor y más rico para vosotros. Cuando aprendes la base de las cosas, entonces eres capaz de entenderlas mejor. Lo divertido de esto es que Eric Clapton, por ejemplo, hubiese sido feliz pudiendo sonar como los originales. Mick Jagger me decía "me estoy matando para sonar igual que Bo Diddley", y luego se convirtió en la estrella que hoy es; pero es que esas bandas de los 60 a lo que aspiraban al principio era a hacer una copia exacta de los originales. Pero, sí, es cierto, sin esas bandas hubiese sido muy difícil para el blues extenderse de la manera como hoy lo ha hecho, y lo seguirá haciendo, porque no se trata de un éxito aislado, sino de una larga, larga historia.

Deséas añadir algo más?
Te voy a contar una historia de Chuck Berry, que es especialmente importante para mí, porque tengo niños pequeños. Cuando los EEUU lanzaron un satélite [Pioneer 10?] hacia los confines del universo –con el fin de establecer contacto con seres de otros planetas–, se puso un mensaje, muestras de la cultura del planeta tierra, música clásica, cuadros de Picasso... y "Johnny B.Good" de Chuck Berry!!; y les digo a mi hijo y a mi hija: "Vuestro abuelo editó un disco que representa a la Tierra a los extraterrestres!!" Esto es motivo de orgullo para unos emigrantes venidos de Polonia a los Estados Unidos.

© Salvi Pardas
Barcelona, junio del 97


Más información

Inici